En la actualidad, con el avance tecnológico en el que estamos envueltos, resulta mucho más sencillo poder usar imágenes, vídeos y demás contenido multimedia como prueba en un proceso legal.

Por esta razón, también es vital tener la posibilidad de demostrar que realmente la evidencia es auténtica.

En tal sentido, lo más recomendable es contratar el servicio de un experto en informática forense para garantizar la cadena de custodia.

Un perito informático forense tiene la experiencia y formación profesional para demostrar la manipulación de una fotografía.

¿Cuál es el objetivo del peritaje fotográfico y cómo puede demostrar la manipulación de una fotografía?

Las imágenes se han convertido en piezas relevantes para demostrar los hechos relacionados con un delito. En estos tiempos, es cada vez más común encontrarse con evidencia fotográfica en un juzgado.

Al presentarse de forma correcta, representan una prueba de peso para demostrar la inocencia o culpabilidad de una persona.

Por medio del peritaje forense fotográfico y toda la investigación que implica la participación de un perito forense, es posible obtener toda la información necesaria para demostrar la manipulación de una fotografía.

Para que esto sea posible, se parte del análisis de los metadatos y demás aspectos que apuntan hacia la posible modificación de una o varias fotografías. Un perito puede reconocer la procedencia de una foto y la cantidad de veces en las que ha sido modificada.

Cualquier fotografía presentada en un proceso judicial, requiere de la certificación de un perito cualificado. Solo el perito forense tiene la formación profesional para autenticar la fotografía y validar si fue retocada.

¿Cuándo es necesario realizar un peritaje fotográfico?

Cuando se pretenden mostrar capturas de imágenes o fotografías como prueba en un proceso legal, es necesario tener la certificación que permita demostrar la manipulación de una fotografía (o varias).

Actualmente, es crucial poder validar que la información obtenida de imágenes sea verídica y que no haya tenido modificación.

Por ello, los peritos informáticos ofrecen el servicio de peritaje forense por medio de lo que se conoce como análisis de errores del nivel o ELA.

Dicho proceso se lleva a cabo con la finalidad de poder verificar zonas dentro de una fotografía que se encuentran en distintos niveles de compresión.

Por ejemplo, el en caso de una imagen JPEG, debe estar al mismo nivel de error. Si alguna parte de la imagen posee un nivel de error distinto, es posible que haya sido modificada digitalmente valiéndose de algún tipo de software.

Solo un perito informático experto tiene los recursos y conocimientos para poder demostrar la manipulación de una fotografía.

Su labor es relevante ya que, en muchos casos, una fotografía puede representar la posibilidad de comprobar la inocencia o culpabilidad de una persona en un proceso judicial.

¿Para qué sirve el peritaje de fotografías?

El peritaje de fotografías es de gran importancia al momento de demostrar manipulación de un multimedia en cualquier proceso legal. En palabras más simples, este proceso es bastante útil para acreditar que una imagen no ha sido modificada.

Son realmente necesarias cuando es pertinente comprobar que, por ejemplo, en una fecha específica no estábamos en un lugar determinado y el único modo de hacerlo es por medio de una fotografía.

El día del hecho en cuestión (entiéndase robo, homicidio, etc.) fueron tomadas unas fotos en las que se puede constatar que no estábamos en el lugar en que ocurrió el presunto acto. Con solo tener las fotos no es suficiente, pues necesitan de validez legal.

En este caso, es indispensable contratar a un perito informático para que pueda demostrar la manipulación de una fotografía o vídeo importante para la investigación.

De lo contrario, la imagen no puede tener el peso legal suficiente para confirmar la culpabilidad o inocencia del implicado.

Las fotografías útiles para una investigación, se obtienen desde redes sociales como Instagram, Facebook y hasta WhatsApp.

¿Qué técnicas usa un perito informático para demostrar cualquier manipulación de fotografía?

Para poder realizar un peritaje informático de fotos y vídeos y, constatar la autenticidad, se parte de la creación del hash de la foto.

Se entiende como hash fotográfico al algoritmo que genera una salida de números y letras únicos para cada fichero en particular. Se trata de un tipo de código único que se asigna a cada imagen.

De este modo, es mucho más simple autenticar que la fotografía es un documento único y que no se puede modificar, a pesar de que se guarde con otro nombre.

Además de esto, los peritos expertos en informática forense, recurren a otras estrategias avanzadas para comprobar si la imagen es real o no. Entras las más importantes están:

1. Técnica E.L.A.

Como bien mencionamos antes, los peritos informáticos pueden confirmar la manipulación de un archivo digital fotográfico por medio del análisis de nivel de error.

Con esta técnica, la calidad de la fotografía se modifica cada vez que se almacena. A simple vista, no es posible captar la diferencia, por ende, es posible pensar que no hay alteración alguna del archivo original o que la fotografía presentada es real.

No obstante, con la técnica E.L.A. se pueden observar tonalidades más oscuras y negras que un perito puede reconocer. Cada vez que la imagen se guarde, tendrá niveles de E.L.A. más bajos.

Los resultados que se obtienen con este método están condicionados por la calidad de la imagen. Es probable que quieras saber si se incluyó algún elemento a la fotografía, pero si la imagen es una copia reiterativa, E.L.A. solo captará la regrabación.

En este tipo de casos, los peritos se enfocan también en el tamaño de la fotografía y las propiedades de la imagen. Además, tienen en cuenta la extracción de metadatos.

2. Rainbowing

Las tonalidades azules, rojas y púrpuras en una fotografía son las que se definen como Rainbowing. Se trata de indicios que permiten demostrar la manipulación de una fotografía. Este tipo de hallazgo en una foto, quiere decir que un editor Adobe fue usado en la imagen.

Esto se puede acreditar debido a que solo los softwares como Photoshop incorporan este tipo de parches en zonas uniformes.

Asimismo, por medio de la extracción de metadatos se confirma que la foto fue almacenada por última vez usando Adobe Photoshop o lo que es igual a “save-for-web”.

En este caso, es fundamental que el perito se haga cargo del análisis pues muchas imágenes tienen una edición realmente buena que es indetectable ante el ojo humano.

¿En qué caso es necesario un análisis forense de fotografía?

El hecho de demostrar la manipulación de una fotografía puede ser bastante útil en distintos procesos judiciales. Básicamente, puedes recurrir a este recurso en cualquier caso en que sea necesario acreditar con fotografías un hecho específico.

Los casos más comunes en que se suele usar la fotografía como evidencia legal son:

Caída de vías urbanas

En estos casos, es posible usar una foto como evidencia demostrativa del estado en el cual estaba la vía. Por ejemplo, si una persona tiene un accidente al transitar por una vía en mal estado, se pueden usar fotografías para demostrar las causas del hecho.

Esto es habitual cuando se necesita hacer la reclamación correspondiente a la Administración.

Violencia de género

En estos casos un perito forense debe demostrar la manipulación de una fotografía cuando se aporten como evidencia. Estas fotos se extraen desde dispositivos móviles o desde cualquier otro aparato electrónico.

De esta forma es posible dar credibilidad a la prueba. Ejemplos comunes de este tipo, son fotos y vídeos de la casa o cuando se entrega a menores de edad en custodia.

Comparativa fisionómica

Se aplica en los casos en que se necesita comparar partes del cuerpo de un individuo como su rostro, manos o cualquier otra zona corporal.

Este escenario suele darse en casos de delitos de gravedad en los que un perito informático sirve de colaborador para la Seguridad del Estado.

¿Es importante contratar un perito informático forense?

Para todos estos procesos, es vital recurrir a la experiencia y formación de un perito experto en la materia. El análisis de fotografías, vídeos y audios es de gran importancia en todo tipo de proceso legal.

Se trata de un recurso de valor para poder salir absueltos en implicaciones delictivas. En la actualidad, hay gran cantidad de técnicas y recursos informáticos que permiten demostrar la manipulación de una fotografía de forma simple con la ayuda de un perito experto.

Si necesitas demostrar la manipulación de una fotografía o vídeo, o simplemente quieres realizar una consulta, no dudes en contactarnos. Te atenderemos en la mayor brevedad posible y sin ningún tipo de compromiso.

Abrir chat
Hola, ¿Quieres explicarnos tu caso?